La formación constante de nuestros docentes es vital para seguir el ritmo de la educación del siglo XXI.